S.M. La Artística

“GRAFÍTICA”

“Les Fabriques”. Rafael Beltrán Moner (1936)

“BoDEGA” . Salvador Sebastiá López (1972) (*)

Sinfonía n. 6, AV 90 “Grafitica”. Andrés Valero Castells (1973) (**)

  1. Taggers
  2. Mujica’s Rap
  3. Banksy’s Answer
  4. Peace Dance

 

HIMNO A BUÑOL. Guzmán Carcel. Letra: Manuel Chillida.

(*) estreno
(**) estreno absoluto, encargo de la S.M. La Artística de Buñol

Director: Salvador Sebastiá López

 

Notas al programa

Grafítica Soledad que irradia la Sociedad podría ser el resumen de este tríptico musical, que se abre con “Les Fabriques”, obra en estilo imitativo, simulando el ruido de las máquinas en las fábricas. La parte central, de marcado estilo impresionista, simboliza el grito social del ser humano a través de los grafitis, símbolo de la lucha obrera.

Por el contrario “BoDEGA” las arquitecturas del silencio (cuevas, bodegas o monasterios) donde el pensamiento fermenta en realidad mediante el grafismo. Dos temas principales surgidos de B-o-D-E-G-A, y su inversión D-E-G-A-B-o como representación del ser humano que tienen al proceso creador del vino como un interlocutor que nos muestra desde los grafitis de las constelaciones en las noches estrelladas hasta citas musicales grafiteadas en los códices. A su vez, este rondó orquestal también lo es estéticamente representando a través de la obra la Soledad – Sociedad – Soledad – Sociedad. Comienza con la Soledad (sonidos de la naturaleza y cantos imitando el satz, aulos, duduk y laúd). Sociedad (vendimia y su fiesta: transformación de la Cantiga 47 de Alfonso X en Jota). Soledad (fermentación del vino en bodega y codificación gráfica del conocimiento en los monasterios: transformaciones armónicas del motivo “BoDEGA” se superponen a la monodia de “Las bodas de Caná”). Sociedad (el vino y el conocimiento transcienden a la sociedad: se citan versos de don Gonzalo de Berceo cerrando con una coda efervescente sobre “Oy comamos y bebamos” y “Ave color vini clari” del Cancionero de Palacio.

Y el programa se cierra con la obra que vertebra y da sentido a todo el programa: la sexta sinfonía de Andrés Valero. Se trata de una sinfonía en Sol (G-rafítica), con un marcado carácter social, y reivindicativo, un trasfondo pacifista, y referencias evidentes al Street Art. La obra gravita sobre dos escalas de ocho sonidos surgidos del símbolo universal de la PAZ.

En el primer tiempo “Taggers” toma tag como aerosol y las citas como muro o fondo, de dos compositores significativos en su vida, Johann Sebastian B·A·C·H y D-imitri S·C·H·ostakovich, quienes solían firmar con su tag algunas de sus propias obras.

El segundo tiempo está basado en el discurso que el expresidente uruguayo Pepe Mujica pronunció en la Asamblea General de la ONU en pro de una civilización mejor. Es recitado a modo de rap que se grafitea con referencias al estribillo de la canción “Run to the hills” de lron Maiden, de contenido crítico respecto a la colonización europea en América.

El tercer tiempo se inicia a modo de cita con la pregunta a cerca de la existencia humana que Charles lves planteó en su enigmática obra “La pregunta sin respuesta”. A partir de tres pinturas pacifistas del artista urbano Banksy, y la música que Valero compone para describirlas se trata de responder al enigma planteado por lves. En la tercera pintura se entremezcla todo el material con una auto-cita de contenido anti belicista del tema inicial de su obra “Zeffiroso”.

El cuarto tiempo resume y cierra la obra, y a su vez presenta un tema aparentemente nuevo que explora la técnica del grafiti ecológico, como si la “suciedad sonora” fuera limpiada vaciando la textura mediante silencios. En la danza de la Paz lógicamente tienen mucha presencia los motivos derivados de las escalas octotónicas explicadas anteriormente.

La sinopsis del concierto se cierra citando al propio compositor Andrés Valero: “Para concluir el comentario de mi nueva obra, producto de mi convencido librepensamiento, debo decir que me doy por satisfecho si, aunque sea por unos pocos minutos, logro grafitear con reflexión, pacifismo, humanismo, y ecologismo, la mente y el corazón de cualquier persona. Además quisiera decir que si hay algo en el Universo que haya tatuado mi alma, es la existencia de mis dos hijos: Ad ria y Andreu, a ellos les dedico cariñosamente esta sinfonía.